lunes, 3 de agosto de 2020

Desbloqueando el Poder Económico de los No Bancarizados

Se estima que 1.700 millones de adultos en todo el mundo no tienen una cuenta bancaria. ¿Podría ese sector de la población tener la clave para revivir las economías nacionales?

Tener dinero en efectivo ya no es inteligente. Entre las muchas facetas de la vida cotidiana que han cambiado debido al COVID-19, las transacciones con dinero en efectivo se han desplazado en gran medida en favor de los pagos sin contacto a través de teléfonos móviles o tarjetas sin contacto.

Con la preocupación de que el virus pueda durar hasta nueve días en las superficies, la entrega de dinero en el mostrador se considera ahora un riesgo y los establecimientos no quieren poner en peligro la salud del personal aceptando dinero potencialmente "sucio".

El cambio social resultante ha sido enorme.

MasterCard estima un crecimiento del 40% en los pagos sin contacto en todo el mundo entre marzo de 2019 y marzo de 2020, y un 85% de los pagos menores (aquellos inferiores a $25 dólares) ahora se realizan con tarjeta.

Visa ha presenciado cambios aún mayores, informando de un crecimiento del 150% en los pagos sin contacto dentro de los EE.UU., mientras que en el Reino Unido, el uso de cajeros automáticos para acceder a dinero en efectivo ha disminuido en un 60%.

Incluso el efectivo en circulación cayó en desgracia - la Reserva Federal de los EE.UU. informa que ahora pone en cuarentena los billetes por un período de tiempo antes de ingresarlos en el país.

El Banco DBS de Singapur señaló que el volumen de transacciones sin dinero en efectivo casi se ha duplicado en los tres primeros meses de 2020 en comparación con el mismo período del año pasado.

El gran número de trabajadores migrantes de la nación se vio obligado a adoptar la banca digital para remitir fondos, ya que las agencias de empleo dictaminaron que debían aceptar el pago por vía electrónica.

China también se está alejando del dinero en efectivo y se está preparando para una moneda digital soberana, en la que las actividades bancarias cotidianas, incluidos los pagos, depósitos y retiros, se harían desde una billetera digital.

La aplicación de billetera se instalaría en un teléfono móvil y permitiría pagar o recibir dinero con comerciantes, cajeros automáticos u otras personas. Es importante señalar que podrá utilizarse sin conexión a Internet.

Pero mientras el COVID-19 ha acelerado el movimiento hacia las transacciones electrónicas, también ha resaltado los problemas de acceso para aquellos que no tienen una cuenta bancaria - un vasto grupo conocido como los “no bancarizados”.

¿Cómo se puede desbloquear a los no bancarizados?
Para aquellos que dan por sentado la banca, puede ser una sorpresa que 1.700 millones de adultos en todo el mundo carezcan de una cuenta en una institución financiera formal.

Las dos naciones más pobladas del mundo, China e India, tienen  415 millones de personas no bancarizadas. Cuando se unen a Pakistán, Indonesia, Nigeria, México y Bangladesh, estos países albergan la mitad de la población no bancarizada del mundo.

Garantizar la inclusión financiera de estos ciudadanos ha sido durante mucho tiempo un desafío, pero tiene el potencial de mejorar la vida cotidiana de los ciudadanos, permitiéndoles llevar mejor sus negocios, comprar un automóvil o una casa, hacer inversiones más productivas y vivir vidas más largas y saludables.

Las iniciativas para abordar la brecha están en el radar de organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y los dispositivos móviles y los teléfonos inteligentes están surgiendo como posibles liberadores.

Si bien es posible que los no bancarizadas no participen en la banca convencional, las investigaciones del Banco Mundial indican que dos tercios de ese grupo demográfico poseen un teléfono móvil, lo que podría ayudarles a acceder a servicios financieros rápidos en línea.

Aquí es donde el programa piloto de China podría tener un gran impacto. Si la moneda digital soberana es un éxito, un teléfono móvil hará que los servicios bancarios electrónicos sean accesibles a los 225 millones de personas en China que no tienen una cuenta bancaria.

Para Harsh Maheshwari, Director Regional de Baker Tilly para Asia Pacífico, la clave está en fomentar la innovación bancaria y las transacciones digitales más rápidas y seguras para empoderar a la población.

“La tecnología permite a los consumidores saltarse las cuentas bancarias tradicionales y utilizar en su lugar una opción en línea o móvil en algunos países”, afirma.

Los avances de la tecnología financiera y el crecimiento de las transferencias sin dinero en efectivo a través de monederos digitales o criptodivisas, por ejemplo, permitirán cada vez más a las personas hacer pagos rápidos y acceder a otros productos financieros como los seguros y el microcrédito.

"No es necesario ir a un cajero automático", dice el Sr. Maheshwari. "Puedes ir a cualquier tienda y hacer transacciones usando tu teléfono".

Para los gobiernos, la perspectiva de una disminución de las transacciones en efectivo es atractiva, ya que durante mucho tiempo se han considerado como un facilitador de los mercados negros y la evasión fiscal.

Las plataformas de pago digitales deberían permitir a las jurisdicciones un mejor monitoreo del movimiento del dinero en los mercados, al tiempo que podrían reducir los gastos relacionados con la producción y la eliminación del efectivo en circulación.

Haciendo que el dinero sea accesible
Hay varias razones para que la gente no tenga una cuenta bancaria.

En 2017, el 25% de los hogares de los Estados Unidos no tenían cuenta bancaria o tenían una cuenta insuficiente, según una encuesta de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos.

Más de la mitad de los encuestados indicaron que no tenían suficiente dinero para mantener una cuenta, mientras que el 30% dijo que no confiaban en los bancos.

La falta de acceso a los bancos fue otra respuesta común, lo que también ha sido un problema para la gente en la India y China. Casi el 80% de los habitantes de la India tenían una cuenta bancaria en 2017, en comparación con el 53% en 2014, y muchas personas se incorporaron a los "recién bancarizados" gracias a un plan del Gobierno dirigido a los hogares de bajos ingresos.

Pero la inclusión financiera es más que tener una cuenta bancaria. Tener una cuenta y de hecho usarla son asuntos diferentes. Un informe de Al Jazeera representó un cuadro clásico del subbancarizado, un hombre que ahora tenía una cuenta bancaria pero que no entendía el punto, ya que todavía no podía acceder al crédito.

El Sr. Maheshwari dice que el escenario varía drásticamente a través de toda Asia. Las tarjetas de crédito y otras tarjetas de pago siguen siendo muy populares en ciudades como Hong Kong y Singapur, donde hay una alta penetración bancaria.

En China, los pagos inteligentes se han adoptado a través de aplicaciones móviles como Alipay y WeChat Pay, e incluso algunos limosneros aceptan limosnas sin dinero en efectivo a través del teléfono.

En algunas partes más empobrecidas de la región, la tasa de no bancarizados se dispara.

"Al momento de mirar fuera de Singapur, hay una cantidad enorme de poblaciones sin servicios bancarios en países como Myanmar, Tailandia, Indonesia y Vietnam", dice el Sr. Maheshwari.

Incluso en las partes del mundo que tienen una elevada población bancarizada, algunos albergan preocupación por los vulnerables de la comunidad, incluidos los no bancarizados, si nos alejamos del dinero en efectivo.

Además, los pagos sin dinero en efectivo que se realizan a través de plataformas digitales pueden ser vulnerables al fraude, transacciones inseguras, infracciones de datos y a la falta de una reglamentación clara.

El Sr. Maheshwari señala que los diferentes mercados del sudeste asiático tienen reglamentaciones diferentes, lo que podría ser un impedimento en un momento en que los pagos se realizan en tiempo real en países con diferentes niveles de madurez de los servicios financieros.

"Por lo tanto, navegar por la burocracia y asegurarse de que existe una plataforma fluida para las personas de todo el sudeste asiático va a ser un desafío", dice.

Las empresas y los gobiernos se están moviendo para ofrecer garantías. En algunas partes del sector minorista, se ha producido un retroceso en la eliminación del dinero en efectivo y Amazon, pionera de las tiendas sin cajeros, ha respondido aceptando dinero en efectivo en algunos de sus establecimientos tradicionales físicos.

En Suecia, donde la gente ha adoptado ampliamente la aplicación de pago por móvil Swish, se han hecho críticas a la evolución hacia opciones de pago exclusivamente digitales en algunas tiendas, bares, restaurantes y en los servicios de transporte público.

En consecuencia, el banco central de Suecia, el Riksbank, ha propuesto que los grandes bancos proporcionen cajeros automáticos en todo el país para adaptarse a los jubilados, las personas con discapacidades y los refugiados recién llegados que pueden tener dificultades con las transacciones digitales.

Las start-ups que lideran la campaña del no uso de dinero en efectivo
Las empresas están respondiendo a la evolución de los pagos y satisfacen las necesidades cambiantes de los consumidores.

La compañía digital de transporte Grab, una empresa tecnológica con sede en Singapur que también ofrece soluciones de entrega de alimentos y de pago, lanzó transferencias de fondos entre pares para que los usuarios de su billetera móvil puedan transferir créditos entre sí de forma instantánea.

Posteriormente, Grab amplió la función para incluir las transacciones sin dinero en efectivo para los comerciantes -por lo general en los sectores de la alimentación y las bebidas, la venta al por menor y el entretenimiento- en una medida que también podría tener importancia para los empleadores que buscan nuevas formas digitales de pagar a los empleados.

El Sr. Maheshwari cree que un entorno de pagos más rápido será una buena noticia para las empresas que tratan de hacer frente a los problemas permanentes relacionados con el flujo de efectivo.

Mientras que los ciclos de efectivo tradicionales pueden tardar semanas o meses, las soluciones de monedero digital pueden hacer que los pagos se realicen en minutos o incluso en segundos.

"Así que su capital de trabajo puede tener una mejor gestión", dice el Sr. Maheshwari. "Tienes más efectivo en la mano y más liquidez y más flexibilidad para invertir dinero en innovación o expansiones".

Las soluciones sin dinero en efectivo no son sólo para la banca personal. Emmanuel Tariot, de Baker Tilly Strego, dice que las compañías de tecnologías financieras en Europa, como QONTO, están desafiando a los bancos en la prestación de servicios financieros.

QONTO es un neobanco para pequeñas y medianas empresas, que facilita la gestión del flujo de caja para las empresas y les permite realizar pagos con una tarjeta virtual.

Tiene su sede en Francia y ahora opera en Italia, España y Alemania, operando 10.000 millones de euros en volumen de transacciones durante 2019.

"Sin embargo, hay límites para utilizar QONTO, que se reduce a la financiación bancaria y al cobro de cheques", dice el Sr. Tariot.

"Si la empresa usuaria desea obtener financiación, QONTO no puede realizar préstamos bancarios. Además, si la empresa usuaria desea cobrar cheques, QONTO tiene un límite de 3.000 euros en remesa de cheques".

QONTO ha recaudado recientemente 104 millones de euros en fondos de la Serie C que impulsarán su expansión en los tres nuevos mercados en los que ha entrado durante 2019: Italia, España y Alemania.

La inversión también ayudará a QONTO a fortalecer su posición en Francia, donde la mayoría de sus 65.000 clientes, PYMES e independientes, hacen negocios. También está buscando una licencia de institución de crédito durante 2020 que le permita convertirse en un banco.

El estímulo económico por el COVID ofrece una cura para los no-bancarizados
Las medidas de estímulo económico en respuesta al COVID-19 han incluido, en algunos países, pagos directos a los ciudadanos. En los EE.UU., el hogar promedio obtendrá $1.523 dólares en virtud de la Ley CARES de $290.000 millones de dólares. Unos 60 millones de pagos se están haciendo a través de un depósito directo a las personas con información de cuentas bancarias en los archivos del IRS.

Los pagos también se enviarán en cheque por correo, pero se teme que podría tardar hasta 20 semanas en llegar a los hogares. Para los millones de personas cuyas vidas giran en torno al dinero en efectivo, perderán aún más, porque el cobro de un cheque suele venir con una comisión.

Pero el proceso ha arrojado luz sobre la "subbancarización" en los EE.UU. - menos un problema de des-bancarización en el país, pero que refleja el uso de servicios monetarios no respaldados por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos o FDIC por sus siglas en inglés.

Estos incluyen la dependencia de los servicios de transferencia de dinero, el cobro de cheques y la proliferación de prestamistas de alto interés, a corto plazo o de día de pago, que reparten la notable suma de $90.000 millones de dólares anuales en préstamos.

Pero para aquellos que optaron por un cheque en papel y no lo han recibido todavía, el pago se puede ver un poco diferente ahora.

A partir del 18 de mayo, algunos estadounidenses recibirán casi 4 millones de Pagos de Impacto Económico a través de una tarjeta de débito prepaga gratuita, en lugar de un cheque. La tarjeta, proporcionada por MetaBank, permitirá al usuario hacer compras al por menor, y obtener dinero en efectivo de los cajeros automáticos.

No es una cuenta bancaria pero se puede esperar razonablemente que la tarjeta de débito acelere el paso a las transacciones sin dinero en efectivo para aquellos que no lo tienen.

Cookie Disclaimer

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.